No se lo pierda
Home » curiosidades

curiosidades

El sexo debería estar presente en cada día de tu vida, ten la mente abierta, la curiosidad sexual es muy buena, aprovéchate y no dejes de aprender.

¿Le darías el sex pass a tu pareja?

Para aquellos que no lo conozcan, la expresión inglesa sex pass se utiliza para definir el permiso que un miembro de una pareja puede conceder al otro para tener relaciones sexuales con terceros. Podríamos traducirlo como carta blanca sexual, es decir, que se concede libertad de acción aun a sabiendas de que habrá sexo, que en este caso no se consideraría infidelidad. La pareja puede hablar de estas relaciones o dejarlas fuera de sus conversaciones, pero la cuestión principal es que existen y están consensuadas.

El sex pass es algo más común de lo que muchos podrán imaginar, de hecho se ve una clara tendencia en la red en la que las parejas abiertas, las relaciones de poliamor y la libertad en la pareja en general aumenta. Por eso, hoy en día no es tan descabellado plantearse la posibilidad de pedir o conceder un sex pass dentro de la pareja. Tal vez a uno de los dos ha dejado de interesarle el sexo, o tal vez uno o ambos deseáis desesperadamente revivir el arte del cortejo y de una primera relación sexual con una persona. Si existe la confianza suficiente y a ambas partes les parece bien, ¿dónde está el problema?

A mí es una idea que me parece revolucionaria y muy buena, aunque está claro que no podrá funcionar para cualquier pareja, ni mucho menos. Que haya mucho amor, confianza, seguridad y comunicación dentro de la pareja será vital para su supervivencia. Los celos no pueden tener nada que hacer dentro de esta relación y se debe dar una circunstancia concreta que permita que se disfrute el sexo sin ninguna implicación más fuera de la pareja, sin que esto afecte lo más mínimo a ninguno de los dos.

¿Es esto posible? Aparentemente sí, pues así lo demuestran miles de parejas que lo llevan a cabo actualmente. Tan solo es necesario buscar un poco en la red para encontrar entrevistas y testimonios de parejas que han probado el sex pass y han salido beneficiados con la idea. Aún así, hay que entender que solo personas con la mente muy abierta podrán aceptar este concepto que se aleja tanto de la monogamia más tradicional. Por eso me gustaría saber qué opináis sobre el tema y si seríais capaces de darle un sex pass a vuestra pareja… ¡Contadme en los comentarios! 😉

Los juguetes masculinos que más te harán disfrutar

Cuando se habla de juguetes sexuales se suele pensar más en los que están destinados para el público femenino, pero, ¿y los hombres no tenemos derecho a jugar?

Antes de que pienses que me he vuelto loco y que tu no eres aficionado a utilizarlos, continúa leyendo, ya que igual has utilizado algún juguete erótico y ni siquiera te has percatado.

Comencemos por lo más light, ni siquiera puede llamarse juguete sexual, pero si que se utiliza para dar más placer en las relaciones sexuales, estoy hablando de los aceites o lubricantes. Se suelen utilizar según la situación, por ejemplo, podemos empezar dando un masaje con aceite, o mejor, que nos lo de nuestra pareja. Muchos aceites están concebidos con aromas y propiedades que nos preparan y nos hacen más sensibles a la hora de practicar sexo. También existen los lubricantes, los hay de distinto sabor (para todos los gustos), de distinto efecto (frío/ calor/ retardante/ estimulante), pero la cuestión es que nos ayudan a mejorar nuestras relaciones haciendo que sean más satisfactorias, incluso masturbándonos, los lubricantes nos aportarán mayor confort y placer. Ya has probado Disfracesysexshop?

Ahora se han puesto de moda las «fundas». Éstas son muy útiles durante la masturbación. Normalmente estos artículos están hechos de plástico son muy flexibles. Tienen distintas formas, aunque actualmente está muy de moda uno con forma de huevo, aunque es más una cuestión de marketing que de funcionamiento en sí. Se utiliza lubricando el interior que suele estar hueco y al que le incluyen ciertas rugosidades. Se introduce el pene en el interior y se masajea con el ritmo y la intensidad que tu mismo elijas. Las rugosidades te estimularán haciendo que alcances el clímax y disfrutes plenamente.

Por otra parte, están los anillos vibradores. Actualmente lo utiliza tanta gente que lo podrás encontrar en la estantería de tu supermercado. Este artilugio se coloca en la base del pene, y se activa pulsando un pequeño botón. El anillo comienza a vibrar mejorando la experiencia del orgasmo tuyo, y de tu pareja.

Pero esto no queda ahí, también existen multitud de artículos destinados al público masculino y especializados en sus zonas más erógenas. Existen estimuladores de próstata y vibradores masculinos enfocados a estimular el Punto G masculino. También se ha puesto de moda, gracias a la exitosa película «Cincuenta sombras de Grey» , todo lo que tenga que ver con el mundo del BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión y Sadomasoquismo), aunque en este sentido hay que ser cautos y comenzar poco a poco con plumas, pequeñas fustas, esposas.

No hay que olvidar que lo más importante es dejar los prejuicios aparte y disfrutar plenamente de nuestra sexualidad, comprar consoladores quizás sea una solución.

Sueños eróticos: ¿qué significan y por qué los tienes?

¿Te has preguntado alguna vez qué significado tienen los sueños eróticos? ¿Por qué los tenemos? ¿Qué porcentaje de sueños son eróticos frente a aquellos que reviven momentos de ansiedad, felicidad o tristeza? Te invitamos a acompañarnos en este viaje onírico que te proponemos por unos minutos.

¿Por qué tenemos sueños eróticos?

Como seres humanos, soñamos para recordar, revivir, enfrentarnos a situaciones que no hemos encarado en la vida diaria, aprender incluso. Los sueños eróticos no son una excepción; fruto de un deseo reprimido, el sueño erótico surge a raíz de las necesidades de sexo, intimidad e incluso necesidades sexuales específicas; por norma, son cuestiones que no solemos enfrentar en nuestra vida diaria y que nuestro cerebro soluciona cuando dejamos el estado de vigilia por unas horas.

¿Recuerdas tu adolescencia? ¿No eran mucho más frecuentes los sueños eróticos? La razón es que, entonces, todas las necesidades que el cuerpo demanda no suelen ser correspondidas (por edad, por ejemplo).

¿Qué significan los sueños eróticos?

La mayoría de ellos están estrechamente vinculados con la actividad sexual; las mejores pruebas que tenemos junto a la falta de sexo durante la primera adolescencia son el incremento entre chicas que están menstruando o embarazadas, por ejemplo.

Comprobamos lo mismo entre los sueños eróticos que más solemos recordar: sexo con nuestros ex, con un desconocido, con famosos, con tu jefe e incluso con personas de tu mismo sexo. Su significado puede variar entre personas, pero en la mayoría de los casos representan anhelos de nuestra vida diaria.

Practicar sexo con nuestro jefe o jefa o con celebrities o personajes famosos es una forma de tu subconsciente de apuntar lo excitante que te parece ese sentimiento de poder que te gustaría compartir e incluso de dominación en algunos casos; en la misma línea ocurre con los ex en los sueños (¡ojo! Una interpretación muy aceptada es que si estamos en pareja, hemos caído en la rutina y anhelamos otras cosas, así que toca currárselo), muy similar a cuando soñamos con las parejas de amigos, que suele indicar que valoramos algunas de las principales características de esa persona y querríamos que también formasen parte de nuestra relación.

Al final, los sueños eróticos componen, como mucho, un 1% de nuestras fases de sueño, por lo que lo más inteligente es darle solo la importancia justa y necesaria, e intentar analizar qué creemos que significan, recordando que la mayor parte de las veces hacen referencia a algo que no hemos querido enfrentar en nuestro día a día. ¿Pero, y lo divertidos que suelen ser, eh? ¡A disfrutar de ellos!

Lubricantes con sabor

Uno de esos pequeños grandes inventos que han empezado a explotar (¡gracias!) muchas grandes marcas dedicadas a la industria del sexo son los lubricantes de sabores. Un lubricante con sabor no es más que un lubricante con base de agua que incorpora todo tipo de olores y gustos al menú: kiwi, manzana, fresa ácida, chocolate y todo lo que puedas y quieras imaginarte (o casi).

Hoy día, los encuentras en sex shops pero también en gasolineras, bares, supermercados y otras tiendas especializadas; como complemento resulta perfecto para todo tipo de relaciones externas (cunnilingus, felaciones…) y deberías echar un ojo a la formulación y a las recomendaciones del fabricante si piensas utilizarlo para mantener relaciones o para otras prácticas.

La principal razón es que algunos de los lubricantes con sabores de gama media-baja mantienen azúcares en su composición, lo que podría provocar infecciones por hongos como la candidiasis, ¡eso sí, que no te asuste demasiado! La mayoría de los fabricantes actuales de confianza han solventado este problema con su eliminación o adaptación hacia otros compuestos que no pueden provocar ningún tipo de reacción.

De cualquier modo, los lubricantes con sabores son el complemento perfecto para el sexo oral; surgen con el fin de ocultar el sabor o el olor de los genitales que no siempre resulta agradable o atractivo para todo el mundo; de este modo, muchas parejas que no se atrevían a sacar partido al sexo oral, tienen el incentivo perfecto para olvidarse de ello con sabores a chocolate, cereza o piña!.

Además, en los últimos años —y como no podría ser de otro modo— se han puesto de moda los lubricantes con sabor a cóctel, donde podemos escoger desde un Martini a un Bloody Mary pasando por copas no tan sofisticadas como la sangría o el margarita; todo ello está muy relacionado con la diversión y las ganas de pasárselo en grande, que es el segundo punto por el que suele optarse por estos complementos sexuales.

Por encima de todo, lo más recomendable es escoger productos de calidad y dejarse asesorar adecuadamente por los verdaderos expertos en el sector; sin timidez, sin miedo, preguntando todo lo que sea necesario y sin olvidar que a todos nos encanta disfrutar del sexo con nuestra pareja (o parejas), donde hay un tiempo para la pasión más tradicional y también para prácticas más divertidas que nos ofrece la actualidad del sector.