No se lo pierda
Home » Enfermedades

Enfermedades

CARACTERÍSTICAS DE LA BULIMIA NERVIOSA

Muchas personas no saben que padecen de bulimia nerviosa porque desconocen sus características. Y aunque éstas son varias, voy a señalarte solo algunas para que puedas conocerla esta enfermedad:

– Episodios recurrentes de atracones de comida.

– Ingesta rápida de los alimentos, apenas se mastican.

– No darse tiempo para ingerir los alimentos, sino consumirlos en el menor espacio de tiempo posible, hasta sentirse desagradablemente llenos.

– Consumir grandes cantidades de alimentos aunque no se sienta hambre.

– Comer a solas para esconder su voracidad.

– Sentimientos de disgusto, depresión o culpa después del atracón.

El que algunos de estos síntomas aparezcan aunque sea dos veces a la semana por dos o tres meses, determina que se está padeciendo esta enfermedad mental que llega a manifestarse por trastornos de la conducta alimentaria.

 

La fobia es miedo

Denominada una enfermedad psicológica, la fobia es un miedo intenso y persistente hacia un objeto, situación y actividad específica. Conlleva a que la persona afectada tenga muchas limitaciones en su vida.

Produce una ansiedad desproporcionada con respecto a la realidad, y son muchos los que ven fantasmas donde solo existe una gran imaginación. Claro, existe algo que incide en ese miedo, un pequeño detalle, ya sea la oscuridad, la altura, un lugar cerrado, cercanía a los animales, agua en el ambiente, proximidad de fenómenos atmosféricos y muchos más.

Entre los principales síntomas de la fobia se encuentran el latido cardíaco acelerado, las molestias gástricas, náuseas, diarreas, micción frecuente, sensación de ahogo, enrojecimiento del rostro, sudoraciones, temblores y desmayos. Algunas personas fóbicas, son capaces de enfrentar sus miedos, pero, por lo general, evitan el objeto que les causa temor, esto, por supuesto, les impide sentirse libres.

Teclear sin riesgos

Quienes permanecen muchas horas frente a un ordenador deben tener en cuenta ejercicios para poder teclear sin riesgos, de lo contrario pueden aparecer dolencias derivadas del trabajo que realizan.

El cuello, la espalda, las muñecas, los hombros, las piernas y los pies son las partes del cuerpo que más sufren las consecuencias de posturas inadecuadas al operar un ordenador. En este sentido el factor de mayor riesgo es la postura estática y el trabajo prolongado. Por lo que debes dedicar no menos de 5 minutos de descanso por cada hora de labor, lejos del ordenador.

Lo más aconsejable es incorporar a la rutina diaria, ejercicios físicos dirigidos a minimizar las lesiones producidas por descuidos en esta profesión. Debes realizarlos a cada hora o cuando sienta molestias o fatigas. También se recomienda caminar un poco, todo ello te hará sentir mejor.

En cuanto a las manos puedes apretar los puños varias veces y flexionar adentro y afuera ambos brazos. También puedes rotar los brazos con las palmas de las manos abiertas. Para la espaldas y los hombros, te ubicas de pie; colocando tu mano derecha sobre el hombro izquierdo y reclina la cabeza hacia atrás. Así lo vas a repetir con la mano y el hombro contrario. Mueve la cabeza hacia los lados con cadencia lenta, después la puedes mover hacia delante y hacia atrás.

Factores que favorecen el ronquido

Entre los factores que favorecen el ronquido figuran la obesidad, el tabaco, el alcohol, medicamentos sedantes, tranquilizantes y el hipotiroidismo.

Sin embargo, entre los causantes del ronquido, la presea se la lleva el cigarro. En los últimos estudios realizados sobre este problema de salud, existe una marcada incidencia entre fumadores y exfumadores, incluso los fumadores pasivos, y el hábito de roncar.

Las personas menores de 40 años que fuman, no solo terminan con grandes conflictos para respirar durante el sueño, sino que tiene cinco veces más probabilidades de sufrir un ataque al corazón. En gente joven fumadora el ronquido es un signo de alarma.

Bien se conoce todos los daños que produce el cigarro al sistema respiratorio. Uno de ellos es ese ronquido desesperante que puede hacer despertar en forma brusca a la persona que lo padece o la que tiene al lado.