No se lo pierda
Home » Archivo de Etiquetas: enfermedades

Archivo de Etiquetas: enfermedades

Los 10 beneficios del sexo según la ciencia

Sí, ya lo sé, no hace falta que la ciencia nos diga lo maravilloso que es el sexo para que nos encante y lo practiquemos tanto como podemos. Pero es que además de lo bien que nos hace sentir, existe una larga lista de beneficios del sexo regular para nuestra salud. Conocer estos datos no solo nos hace reafirmarnos en nuestra afición a follar siempre que tengamos ocasión, sino que nos puede servir para convencer a alguna chica que no lo tenga claro: el sexo cuanto antes y cuanto más, mejor, ¿o acaso no queréis conseguir todos estos beneficios del sexo que avala la ciencia?

1. El sexo mejora tu estado de ánimo. Durante la práctica sexual el cuerpo libera neuroquímicos que nos hacen sentir esas agradables sensaciones. Por eso, tras una buena sesión de sexo nos sentiremos, en general, más activos y animados.

2. El sexo te rejuvenece. Todo este tiempo hemos tenido delante la fuente de la eterna juventud y, además, era divertidísima. Y es que estudios demuestran que el sexo practicado con mucha frecuencia hace a las personas sentirse y lucir más jóvenes.

3. El sexo mejora tu sistema inmunológico. Si quieres que tu salud sea mejor en general y estar protegido frente a agresiones víricas, no dudes que el sexo puede ayudarte. Esto ocurre porque aumenta los niveles de la hormona DHEA en nuestra sangre y ésta ayuda a mantenernos sanos,

4. El sexo mejora tu estado físico. Si no te gusta practicar deporte, no te preocupes, dale fuerte al sexo y eso será suficiente. Porque 30 minutos de sexo diario ayudan a quemar calorías y cuantas más posturas complicadas pruebes, más te ejercitarás y quemarás.

5. El sexo aumenta tu autoestima. Esta es bastante obvia porque, ¿quién no se ha sentido como el tío más sexy del mundo tras una buena noche de sexo? La ciencia demuestra que las personas que practican más sexo tienen mejor autoestima, así que ya sabéis.

6. El sexo te ayuda a reducir el dolor. Practicar sexo nos hace liberar endorfinas, las cuales actúan como un opioide natural y consiguen reducir los dolores musculares y cervicales, así como el dolor sexual en el caso de las mujeres.

7. El sexo reduce tu estrés. Los resultados de los estudios lo dejan claro, las personas que practican más sexo tienen menores niveles de estrés. Así que no lo dudes: tras un duro día en la oficina, no hay nada mejor que una dosis de juegos en la cama.

8. El sexo mejora tu salud cardiovascular. Un estudio publicado afirma que tener sexo una o dos veces por semana reduce a la mitad el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, ¿no es genial? En general, cuanto más sexo mejor salud cardiovascular, así que más vale prevenir que curar.

9. El sexo mejora tu piel. Practicar sexo vigoroso consigue que el organismo bombee altos niveles de oxígeno dentro de nuestro cuerpo, aumentando así el flujo sanguíneo y los nutrientes que llegan a la piel. Otra manera de mantenerse joven con el sexo.

10. El sexo te ayuda a dormir mejor. Y no solo porque tras una buena sesión de sexo nos sintamos cansados por el esfuerzo físico, sino que además la mayor producción de melatonina nos ayuda a conseguir un sueño profundo y reparador.

CARACTERÍSTICAS DE LA BULIMIA NERVIOSA

Muchas personas no saben que padecen de bulimia nerviosa porque desconocen sus características. Y aunque éstas son varias, voy a señalarte solo algunas para que puedas conocerla esta enfermedad:

– Episodios recurrentes de atracones de comida.

– Ingesta rápida de los alimentos, apenas se mastican.

– No darse tiempo para ingerir los alimentos, sino consumirlos en el menor espacio de tiempo posible, hasta sentirse desagradablemente llenos.

– Consumir grandes cantidades de alimentos aunque no se sienta hambre.

– Comer a solas para esconder su voracidad.

– Sentimientos de disgusto, depresión o culpa después del atracón.

El que algunos de estos síntomas aparezcan aunque sea dos veces a la semana por dos o tres meses, determina que se está padeciendo esta enfermedad mental que llega a manifestarse por trastornos de la conducta alimentaria.

 

Teclear sin riesgos

Quienes permanecen muchas horas frente a un ordenador deben tener en cuenta ejercicios para poder teclear sin riesgos, de lo contrario pueden aparecer dolencias derivadas del trabajo que realizan.

El cuello, la espalda, las muñecas, los hombros, las piernas y los pies son las partes del cuerpo que más sufren las consecuencias de posturas inadecuadas al operar un ordenador. En este sentido el factor de mayor riesgo es la postura estática y el trabajo prolongado. Por lo que debes dedicar no menos de 5 minutos de descanso por cada hora de labor, lejos del ordenador.

Lo más aconsejable es incorporar a la rutina diaria, ejercicios físicos dirigidos a minimizar las lesiones producidas por descuidos en esta profesión. Debes realizarlos a cada hora o cuando sienta molestias o fatigas. También se recomienda caminar un poco, todo ello te hará sentir mejor.

En cuanto a las manos puedes apretar los puños varias veces y flexionar adentro y afuera ambos brazos. También puedes rotar los brazos con las palmas de las manos abiertas. Para la espaldas y los hombros, te ubicas de pie; colocando tu mano derecha sobre el hombro izquierdo y reclina la cabeza hacia atrás. Así lo vas a repetir con la mano y el hombro contrario. Mueve la cabeza hacia los lados con cadencia lenta, después la puedes mover hacia delante y hacia atrás.

Buscar una descendencia

A raíz del tratamiento con antirretrovirales, las personas con VIH pueden vivir por mucho más tiempo y con más calidad de vida. Buscar una descendencia es el deseo de muchas parejas donde uno de los miembros tengan la enfermedad.

La concepción habitual en una pareja de este tipo presenta el riesgo de que la persona no enferma pueda infestarse durante la práctica sexual. En muchos casos acuden a su médico para solicitar información sobre qué pueden hacer y qué riesgos corren.

Otros se acercan solo con la idea de informar a su médico que están intentándolo ya por sus propios medios, muchas veces sin la información suficiente. Antes de iniciar cualquier proceso, se debe buscar información sobre las alternativas disponibles, conocer los beneficios y riesgos asociados a cada una de las posibles técnicas para concebir el embarazo.

Primeramente se debe explorar la situación global de la pareja, con determinaciones recientes y evolutivas del estado de ambos frente al VIH. Se realizará, además, un estudio completo para descartar la existencia de patologías que dificulten la gestación, y evitar de esta forma exponerse a un riesgo innecesario e inútil. Todo debe ir encaminado no solamente a la consecución de una gestación, sino al bienestar del recién nacido.