No se lo pierda
Home » Archivo de Etiquetas: experiencias

Archivo de Etiquetas: experiencias

¿Cómo nos gustan las mujeres?

Mucho he hablado de lo que a las mujeres les gusta encontrar en los hombres, pero lo cierto es que muchos de nosotros también tenemos claro aquello que queremos encontrar en una mujer. Pero también es verdad que nos cuesta muchos más años que a ellas tener estas ideas claras y no conformarnos con cualquier mujer, es decir, nos cuesta más madurar y ser exigentes.

Me parece interesante detallar en una lista las cualidades más importantes que los hombres con cierta experiencia valoramos en las mujeres, pues os puede ayudar como guía para decidir en qué puntos estáis de acuerdo y en cuáles no para ser más exigentes en vuestras futuras relaciones. Aunque, la verdad, lo ideal sería encontrar a alguien con todas estas cualidades, ¡y no es tan difícil!

1. Independientes.

No hay nada más atractivo y más conveniente para una relación seria (o no tan seria) que una mujer sea independiente y sepa disfrutar de su tiempo a solas por su cuenta. Hay demasiadas chicas que ponen su tiempo y felicidad a disposición total de su novio y esto no solo es malo para ellas, sino que nos resulta realmente agobiante a nosotros. Pasar tiempo separados hace que tengamos muchas más ganas de verla y la deseemos todavía más.

2. Liberadas sexualmente.

Por supuesto que sí, seguir considerando que las chicas que disfrutan de su sexualidad son unas frescas es cosa del paleolítico. A mí me encanta que una chica me diga lo que quiere desde un primer momento y me seduzca con todas sus armas. Cuando encuentro a una mujer con más experiencia que yo, me vuelvo loco y me dejo hacer por ella totalmente. Y es que estar siempre convenciendo a las chicas y teniendo mil citas antes de meternos en la cama es un rollo total.

3. Con sentido del humor.

No hay nada que estropee más una cita que una chica callada, seria y malhumorada. Y luego están las que no se ríen con ningún chiste y te miran con cara severa porque consideran que hay que tomarse la vida y las relaciones en serio. ¡Menudo aburrimiento! Yo creo que una mujer que sabe disfrutar del humor, lo practica y tiende a reírse siempre que puede es una joya. No importa si el humor es inteligente o tonto, ¡lo importante es divertirse!

4. Abiertas de mente.

Las chicas que he conocido dispuestas a tener una relación informal y tener citas con otras personas o a hacer un trío sexual son las que mejores experiencias me han dado. Tener la mente adaptada a los tiempos que corren es algo que hace a las mujeres muy atractivas, porque demuestra una gran inteligencia y seguridad en ellas mismas y eso es de lo más sexy que hay.

¿Qué os parece, chicos? ¿Estáis de acuerdo con estos atributos para describir a una mujer interesante y atractiva? Aparte va el físico, claro está, pero lo cierto es que me parecen más importantes estos puntos que un culo y unas tetas despampanantes.

Los mejores lugares para tener sexo en casa

¿No estáis cansados de practicar sexo en la aburrida cama? Sí, ya sé, es lo más cómodo con diferencia, pero no podemos dejar que la pereza nos impida experimentar en el sexo, ¿no os parece? Y, aunque el sofá es una variante interesante, es posible que, como yo, ya lo tengáis también más que superado. Al final, no deja de ser como una cama en otra habitación, aunque permite hacer algunas posturas más cómodamente. Pero el sexo en casa tiene muchas más opciones, no lo dudéis.

Bien porque tenéis pareja desde hace años y queréis añadir emoción a vuestra vida sexual, o bien porque planeáis tener sexo en casa con vuestros ligues y queréis impresionarlas con vuestro conocimiento en sexo, sin duda es interesante conocer los mejores lugares de la casa para tener sexo y las posturas más adecuadas en cada caso. Vamos a ver las opciones que me parecen más fáciles, cómodas y divertidas:

1. Lugares para tener sexo en casa: la cocina.

¿Puede haber algo más sexy que juntar comida con sexo? La cocina ofrece infinidad de posibilidades, pero la más cómoda sin duda es que la mujer se recoste de frente sobre la encimera y follarla por detrás… O sobre la mesa, el fregadero, donde sea. También podéis subiros los dos a la mesa (si tiene resistencia) y hacer el misionero o la cowboy (ella encima). Si os ponéis imaginativos, siempre podéis buscar nata o chocolate y dedicar un buen rato al sexo oral más dulce, eso ya va con los gustos.

Sexo en la cocina
2. Lugares para tener sexo en casa: la lavadora.

No pierdas ni un centrifugado y aprovecha su vibración para añadirle movimiento a tu polvo. Cuanto más vieja sea la lavadora, más puedes aprovechar lo mucho que se mueven. Tan sencillo como que ella se siente encima, en el borde, con las piernas abiertas y tu la folles de frente. Verás como la vibración os gustará a los dos.

3. Lugares para tener sexo en casa: el baño.

El baño parece creado para darle mucha caña al sexo en casa. Piénsalo: tienes la ducha, donde podéis practicar sexo bajo el agua (siempre con mucho cuidado de no resbalar), la taza del inodoro, que permite que te sientes con ella encima, y el lavamanos con el espejo, donde puedes tomarla por detrás mientras os miráis en el reflejo… ¡Mira si tienes para elegir!

4. Lugares para tener sexo en casa: la entrada.

A los que les guste el riesgo y la emoción de poder ser pillados, les gustará esta opción. Aunque en el fondo sepáis que no va a entrar nadie, siempre está la opción de que llamen al timbre y el peligro de ser oídos, por lo que el sexo será frenético y salvaje sí o sí. Incluso os podéis apoyar en la puerta de entrada y hacerlo de pie, ella de frente o de espaldas, como más o guste.

5. Lugares para tener sexo en casa: las escaleras.

Si tenéis escaleras dentro de casa, no hay excusa, y si vivís en un edificio de pisos… ¡tampoco! Las escaleras permiten infinidad de posturas gracias a los diferentes niveles. A mí me gustan especialmente para el sexo oral, pues ella puede ponerse a 4 patas y tú no tienes que agacharte desde escalones más bajos, o puede sentarse el hombre recostando los brazos en un escalón superior y que ella también quede al nivel perfecto. Y, si vivís en un edificio compartido, podéis esperar a una hora en la que la escalera esté oscura y poco transitada… ¡y disfrutar la emoción del momento!

Clases de tríos sexuales

Es una fantasía sexual recurrente para prácticamente todo el mundo, especialmente los hombres. Algunos lo dejan ahí, solo en una fantasía erótica, y otros desean llevarla a cabo pero no siempre encuentran la manera de conseguirlo. Yo lo he probado en sus diferentes versiones y, la verdad, todas valen la pena. Pero para que los tríos sexuales funcionen requieren, sin duda, mucha comunicación entre los implicados y la seguridad total que de todos desean estar ahí y disfrutarlo al máximo.

Por ejemplo, una pareja en la que el hombre se empeñe en traer a la cama conyugal a una segunda chica y su mujer no esté del todo segura, puede dar lugar a un trío sexual catastrófico y una crisis de pareja que dure bastante en el tiempo. Los celos y no prestar suficiente atención a todas las partes son los problemas más habituales, incluso el no tener la capacidad para atender a dos personas a la vez. De ahí viene la gran necesidad de dejar claro qué se desea hacer e ir hablándolo durante el trío sexual, para que todas las partes queden atendidas y satisfechas con la experiencia.

Para aquellos que deseen estrenarse en el maravilloso mundo de los tríos sexuales, empezaremos con las diferentes clases que existen. Así, cada cual podrá identificar su situación personal y decidir qué opción le interesa más.

1. Tríos sexuales con la pareja y un/a invitado/a. Habitualmente se llevan a cabo porque el hombre insiste en ello y convence a la mujer, sin embargo casi ninguno está dispuesto a que la persona invitada sea otro hombre. Por supuesto, para todo hay excepciones, porque yo he tenido novias que disfrutaban una barbaridad los tríos. En este caso, como ya hemos visto, lo más importante es que haya mucha comunicación y seguridad. A partir de ahí, solo queda decidir si la persona invitada será hombre o mujer y si será alguien conocido o no.

Trío sexual con tu pareja

2. Tríos sexuales con un/a amigo/a y un/a invitado/a. Esta situación se da mucho cuando dos amigos o amigas le tienen ganas a la misma persona y deciden compartirla en lugar de discutir. Por supuesto, esa persona debe estar de acuerdo con unirse a la práctica (si es un hombre, raramente no lo estará). También puede pasar que dos amigas (habitualmente chicas) quieran experimentar con su sexualidad y decidan hacerlo juntas e invitar a un tercero. Sea como sea, tu amistad debe ser alguien con quien te sientas muy cómodo y debéis elegir a alguien que os guste a los dos.

3. Tríos sexuales entre desconocidos. Este es el trío más difícil de organizar pero el que menos implicaciones emocionales tiene. Si sale mal, si te he visto no me acuerdo. La cuestión es encontrar a dos personas desconocidas que deseen tener sexo contigo y también entre ellas. Para esto, podemos salir y dedicarnos a conocer gente hasta localizarles o simplemente recurrir a webs especializadas para conocer gente e ir charlando con nuestros contactos hasta descubrir aquellos que comparten este interés. Yo, personalmente, recomiendo Fuego de vida, es la que mejor me ha ido siempre.

Trío sexual con dos desconocidos
Y aquí terminan las clases de tríos sexuales, seguiremos otro día con las claves y los trucos más importantes para hacer tríos sexuales inolvidables. Ahora cuéntame, ¿has tenido algún buen trío recientemente?

Iniciación en el dirty talk

Como ya he comentado alguna vez, el dirty talk no es ni más ni menos que decir frases subidas de tono o guarras en la cama. O tal vez solo palabras, pero la idea es decir cosas excitantes, más sucias o menos, que exciten a nuestra pareja y a nosotros mismos para tener un sexo mucho más morboso. A la mayoría de hombres nos encanta el dirty talk, pero a muchas mujeres no les agrada demasiado la idea por vergüenza o miedo a lo desconocido.

A mí me gusta mucho el dirty talk porque es una manera muy sencilla y de coste cero para hacer algo diferente en la cama. Además, si consigues decir cosas que le gusten a la chica, también funciona para excitarla rápidamente y poder reducir un poco los preliminares. Porque sí, a nosotros nos gusta ir lo más rápido posible a meter (y lo sabéis), pero también hay que tener en cuenta sus necesidades.

Entonces, ¿cómo podemos iniciar en el dirty talk a una chica que no parece muy predispuesta? Siguiendo estos consejos será mucho más fácil que acceda:

1. No empieces sin consultarle. A no ser que sea un «aquí te pillo, aquí te mato», y busques solo tu propia diversión y placer, no es conveniente que empieces con el dirty talk sin consultarle a ella. Plantéaselo como algo muy light y divertido, coméntale que te gusta decir palabras “subidas de tono” o “un poco cochinas” en la cama y pregúntale si le importaría probar. Si lo dices con mucho tacto, difícilmente te dirá que no.

2. Empieza poco a poco. No le sueltes una burrada a la primera de cambio porque la vas a espantar y nunca más accederá a practicar el dirty talk. Empieza por decirle cuánto te gusta ella, lo sexy que es y lo mucho que estás disfrutando. De esta manera relacionará el dirty talk con algo muy agradable. Luego puedes ir subiendo el tono, poco a poco, y preguntarle si le gusta lo que le haces o describiendo lo que le vas a hacer a continuación. ¡Es infalible!

3. Déjalo para después de los preliminares. El dirty talk pierde toda su magia si todavía no estáis excitados, pues puede impactarle demasiado. Al menos las primeras veces, espera a después de los preliminares para empezar a decirle perlitas, pues así estará ya excitada y le parecerá mucho más natural y conveniente. Además también será más fácil que se anime a participar.

4. Nada de groserías, ñoñerías ni hablar de otras personas. Estas son las tres excepciones que, según los expertos, hacen fracasar en el dirty talk. En el primer caso, tal vez más adelante descubráis que os gustan los insultos y las frases muy guarras, pero debe pasar tiempo y mucha práctica antes de atreverte con eso. Por otro lado, las ñoñerías o hablar de otros hombres/ mujeres conseguiría cortar el rollo: hay un momento y un lugar para cada cosa y, durante la iniciación en el dirty talk, lo que toca es decir guarradas suaves.