No se lo pierda
Home » Archivo de Etiquetas: fantasias sexuales

Archivo de Etiquetas: fantasias sexuales

Motivos por los que los hombres somos infieles

Te apetece ser infiel, no es la primera vez que tienes este deseo y sabes que no será la última. Tanto hombres como mujeres somos cada vez más infieles, sin embargo los motivos que nos llevan a la infidelidad a unos y otros no siempre son los mismos. Tampoco es fácil pararse a pensar por qué sentimos el deseo de ser infieles y muchas veces encontrar los motivos nos podrá ayudar a evitar la infidelidad (si es lo que queremos) o a ser infieles de una manera más discreta y segura (en caso de que este sea nuestro interés).

Veamos pues cuáles son los motivos por los que los hombres somos infieles y, una vez cada uno haya detectado su motivo, será momento de decidir si vale la pena y cómo podemos llevar a cabo la infidelidad sin que nuestros deseos nos hagan cometer errores.

1. Los hombres somos infieles por: aburrimiento

A nadie le gusta hacer todos los días lo mismo, ni tener poco sexo, ni que este siempre sea igual. Pero para los hombres esto es un problema todavía mayor, pues nos cuesta afrontarlo y tratar de encontrar una solución. De esta manera, cuando nuestra vida en pareja ya no nos aporta ninguna pasión, giramos la vista hacia otra mujer y empezamos a desear ser infieles.

2. Los hombres somos infieles por: sentirnos deseados

Una pareja con una vida ajetreada y compromisos sociales que no nos incluyen puede llevarnos a sentirnos poco deseados. A todo el mundo le gusta sentir que alguien le desea y le presta toda su atención, y aunque lo ideal sería transmitirle este pensamiento a ella, muchas veces es más fácil encontrar a alguien nuevo que nos desee y satisfacer todas las necesidades de nuestro ego y de nuestro deseo sexual al mismo tiempo.

3.  Los hombres somos infieles por: sentir adrenalina

Y es que disfrutar algo simplemente por el hecho de que está mal ya tiene su gracia. El deseo por lo prohibido es algo que siempre ha existido y que nos ayuda a sentirnos más vivos y a disfrutar la vida hasta el extremo. Lo cierto es que conseguir esta sensación con una pareja con la que llevamos tiempo es realmente difícil, sin embargo una amante lo puede aportar muy fácil y rápidamente.

4.  Los hombres somos infieles por: probar cosas nuevas

Si tu pareja no se presta a experimentar en la cama tanto como a ti te gustaría, es posible que acabes buscando a alguien que comparta tu interés. Lo cierto es que si para ti es importante esta faceta en una relación y tu pareja se niega en redondo, muy posiblemente lo ideal sería romper esa relación y disfrutar de tu sexualidad sin limites. En cualquier caso, muy posiblemente tras ser infiel y probar todo aquello que siempre has deseado tendrás mucho más claro si te interesa seguir con tu actual pareja o no.

¿Te gusta el squirting? ¡Conócelo a fondo!

Si conoces el squirting seguramente es porque eres aficionado al porno y te gusta investigar los temas sexuales de actualidad. La palabra squirting viene de squirt, que es como se denomina en inglés a la eyaculación femenina. Esto no es algo que puedan hacer todas las mujeres, pero sí muchas, y estas están de enhorabuena porque gracias al porno hoy en día el squirting es mucho más visible, aceptado e, incluso, deseado.

De hecho, el squirting es, desde hace unos años, algo muy deseado dentro del porno y también fuera de él. Mucho se ha hablado sobre esta práctica, se ha especulado si era real o se utilizaban trucos como orina o líquido introducido previamente en la vagina; y lo cierto es que, aunque sí hay muchas chicas que intentan simularlo, también existen muchas otras que, efectivamente, eyaculan masivamente creando el famoso squirting.

Cómo se produce el squirting

Si te gusta el tema del squirting, te gustará saber cómo se produce y por qué algunas mujeres pueden hacerlo y otras no. Tal y como estudió el doctor Emmanuele Jannini, el squirting depende de las glándulas de Skene, encargadas de expulsar el líquido eyaculatorio femenino producido en el punto G o próstata femenina. En algunas mujeres estas glándulas son más grandes y en otras más pequeñas y, de manera simplificada, podemos decir que cuánto más grandes sean las glándulas de Skene en una mujer, más posibilidades hay de que eyacule masivamente hacia fuera como ocurre en el squirting. Al contrario, las glándulas de menor tamaño hacen que el fluido se vaya hacia la vagina en lugar de hacia el exterior.

Como ves, todo tiene una explicación biológica que nos sirve para entender nuestro cuerpo y el sexo mucho más. La popularización de esta práctica ha servido para ofrecer comprensión social a muchas mujeres que sufrían estas grandes eyaculaciones con vergüenza o a escondidas. Ahora la pregunta que nos queda por hacernos es: ¿pueden todas las mujeres eyacular de esta manera? Como hemos visto, la respuesta es que no, sin embargo es posible que muchas de ellas sí puedan y no lo hayan descubierto todavía. La manera de hacerlo es practicar posturas que estimulen el orgasmo vaginal, es decir, el punto G, e ir probando y practicando hasta descubrir si son capaces de ello o no.

Squirting

 

Sea como sea, está claro que los vídeos de squirting nos encantan y que a todos nos gustaría encontrarnos alguna vez en la vida con una chica capaz de hacerlo, ¿estáis de acuerdo conmigo? 😉

Los mejores lugares para tener sexo en casa

¿No estáis cansados de practicar sexo en la aburrida cama? Sí, ya sé, es lo más cómodo con diferencia, pero no podemos dejar que la pereza nos impida experimentar en el sexo, ¿no os parece? Y, aunque el sofá es una variante interesante, es posible que, como yo, ya lo tengáis también más que superado. Al final, no deja de ser como una cama en otra habitación, aunque permite hacer algunas posturas más cómodamente. Pero el sexo en casa tiene muchas más opciones, no lo dudéis.

Bien porque tenéis pareja desde hace años y queréis añadir emoción a vuestra vida sexual, o bien porque planeáis tener sexo en casa con vuestros ligues y queréis impresionarlas con vuestro conocimiento en sexo, sin duda es interesante conocer los mejores lugares de la casa para tener sexo y las posturas más adecuadas en cada caso. Vamos a ver las opciones que me parecen más fáciles, cómodas y divertidas:

1. Lugares para tener sexo en casa: la cocina.

¿Puede haber algo más sexy que juntar comida con sexo? La cocina ofrece infinidad de posibilidades, pero la más cómoda sin duda es que la mujer se recoste de frente sobre la encimera y follarla por detrás… O sobre la mesa, el fregadero, donde sea. También podéis subiros los dos a la mesa (si tiene resistencia) y hacer el misionero o la cowboy (ella encima). Si os ponéis imaginativos, siempre podéis buscar nata o chocolate y dedicar un buen rato al sexo oral más dulce, eso ya va con los gustos.

Sexo en la cocina
2. Lugares para tener sexo en casa: la lavadora.

No pierdas ni un centrifugado y aprovecha su vibración para añadirle movimiento a tu polvo. Cuanto más vieja sea la lavadora, más puedes aprovechar lo mucho que se mueven. Tan sencillo como que ella se siente encima, en el borde, con las piernas abiertas y tu la folles de frente. Verás como la vibración os gustará a los dos.

3. Lugares para tener sexo en casa: el baño.

El baño parece creado para darle mucha caña al sexo en casa. Piénsalo: tienes la ducha, donde podéis practicar sexo bajo el agua (siempre con mucho cuidado de no resbalar), la taza del inodoro, que permite que te sientes con ella encima, y el lavamanos con el espejo, donde puedes tomarla por detrás mientras os miráis en el reflejo… ¡Mira si tienes para elegir!

4. Lugares para tener sexo en casa: la entrada.

A los que les guste el riesgo y la emoción de poder ser pillados, les gustará esta opción. Aunque en el fondo sepáis que no va a entrar nadie, siempre está la opción de que llamen al timbre y el peligro de ser oídos, por lo que el sexo será frenético y salvaje sí o sí. Incluso os podéis apoyar en la puerta de entrada y hacerlo de pie, ella de frente o de espaldas, como más o guste.

5. Lugares para tener sexo en casa: las escaleras.

Si tenéis escaleras dentro de casa, no hay excusa, y si vivís en un edificio de pisos… ¡tampoco! Las escaleras permiten infinidad de posturas gracias a los diferentes niveles. A mí me gustan especialmente para el sexo oral, pues ella puede ponerse a 4 patas y tú no tienes que agacharte desde escalones más bajos, o puede sentarse el hombre recostando los brazos en un escalón superior y que ella también quede al nivel perfecto. Y, si vivís en un edificio compartido, podéis esperar a una hora en la que la escalera esté oscura y poco transitada… ¡y disfrutar la emoción del momento!

Clases de tríos sexuales

Es una fantasía sexual recurrente para prácticamente todo el mundo, especialmente los hombres. Algunos lo dejan ahí, solo en una fantasía erótica, y otros desean llevarla a cabo pero no siempre encuentran la manera de conseguirlo. Yo lo he probado en sus diferentes versiones y, la verdad, todas valen la pena. Pero para que los tríos sexuales funcionen requieren, sin duda, mucha comunicación entre los implicados y la seguridad total que de todos desean estar ahí y disfrutarlo al máximo.

Por ejemplo, una pareja en la que el hombre se empeñe en traer a la cama conyugal a una segunda chica y su mujer no esté del todo segura, puede dar lugar a un trío sexual catastrófico y una crisis de pareja que dure bastante en el tiempo. Los celos y no prestar suficiente atención a todas las partes son los problemas más habituales, incluso el no tener la capacidad para atender a dos personas a la vez. De ahí viene la gran necesidad de dejar claro qué se desea hacer e ir hablándolo durante el trío sexual, para que todas las partes queden atendidas y satisfechas con la experiencia.

Para aquellos que deseen estrenarse en el maravilloso mundo de los tríos sexuales, empezaremos con las diferentes clases que existen. Así, cada cual podrá identificar su situación personal y decidir qué opción le interesa más.

1. Tríos sexuales con la pareja y un/a invitado/a. Habitualmente se llevan a cabo porque el hombre insiste en ello y convence a la mujer, sin embargo casi ninguno está dispuesto a que la persona invitada sea otro hombre. Por supuesto, para todo hay excepciones, porque yo he tenido novias que disfrutaban una barbaridad los tríos. En este caso, como ya hemos visto, lo más importante es que haya mucha comunicación y seguridad. A partir de ahí, solo queda decidir si la persona invitada será hombre o mujer y si será alguien conocido o no.

Trío sexual con tu pareja

2. Tríos sexuales con un/a amigo/a y un/a invitado/a. Esta situación se da mucho cuando dos amigos o amigas le tienen ganas a la misma persona y deciden compartirla en lugar de discutir. Por supuesto, esa persona debe estar de acuerdo con unirse a la práctica (si es un hombre, raramente no lo estará). También puede pasar que dos amigas (habitualmente chicas) quieran experimentar con su sexualidad y decidan hacerlo juntas e invitar a un tercero. Sea como sea, tu amistad debe ser alguien con quien te sientas muy cómodo y debéis elegir a alguien que os guste a los dos.

3. Tríos sexuales entre desconocidos. Este es el trío más difícil de organizar pero el que menos implicaciones emocionales tiene. Si sale mal, si te he visto no me acuerdo. La cuestión es encontrar a dos personas desconocidas que deseen tener sexo contigo y también entre ellas. Para esto, podemos salir y dedicarnos a conocer gente hasta localizarles o simplemente recurrir a webs especializadas para conocer gente e ir charlando con nuestros contactos hasta descubrir aquellos que comparten este interés. Yo, personalmente, recomiendo Fuego de vida, es la que mejor me ha ido siempre.

Trío sexual con dos desconocidos
Y aquí terminan las clases de tríos sexuales, seguiremos otro día con las claves y los trucos más importantes para hacer tríos sexuales inolvidables. Ahora cuéntame, ¿has tenido algún buen trío recientemente?