No se lo pierda
Home » Archivo de Etiquetas: trío sexual

Archivo de Etiquetas: trío sexual

Clases de tríos sexuales

Es una fantasía sexual recurrente para prácticamente todo el mundo, especialmente los hombres. Algunos lo dejan ahí, solo en una fantasía erótica, y otros desean llevarla a cabo pero no siempre encuentran la manera de conseguirlo. Yo lo he probado en sus diferentes versiones y, la verdad, todas valen la pena. Pero para que los tríos sexuales funcionen requieren, sin duda, mucha comunicación entre los implicados y la seguridad total que de todos desean estar ahí y disfrutarlo al máximo.

Por ejemplo, una pareja en la que el hombre se empeñe en traer a la cama conyugal a una segunda chica y su mujer no esté del todo segura, puede dar lugar a un trío sexual catastrófico y una crisis de pareja que dure bastante en el tiempo. Los celos y no prestar suficiente atención a todas las partes son los problemas más habituales, incluso el no tener la capacidad para atender a dos personas a la vez. De ahí viene la gran necesidad de dejar claro qué se desea hacer e ir hablándolo durante el trío sexual, para que todas las partes queden atendidas y satisfechas con la experiencia.

Para aquellos que deseen estrenarse en el maravilloso mundo de los tríos sexuales, empezaremos con las diferentes clases que existen. Así, cada cual podrá identificar su situación personal y decidir qué opción le interesa más.

1. Tríos sexuales con la pareja y un/a invitado/a. Habitualmente se llevan a cabo porque el hombre insiste en ello y convence a la mujer, sin embargo casi ninguno está dispuesto a que la persona invitada sea otro hombre. Por supuesto, para todo hay excepciones, porque yo he tenido novias que disfrutaban una barbaridad los tríos. En este caso, como ya hemos visto, lo más importante es que haya mucha comunicación y seguridad. A partir de ahí, solo queda decidir si la persona invitada será hombre o mujer y si será alguien conocido o no.

Trío sexual con tu pareja

2. Tríos sexuales con un/a amigo/a y un/a invitado/a. Esta situación se da mucho cuando dos amigos o amigas le tienen ganas a la misma persona y deciden compartirla en lugar de discutir. Por supuesto, esa persona debe estar de acuerdo con unirse a la práctica (si es un hombre, raramente no lo estará). También puede pasar que dos amigas (habitualmente chicas) quieran experimentar con su sexualidad y decidan hacerlo juntas e invitar a un tercero. Sea como sea, tu amistad debe ser alguien con quien te sientas muy cómodo y debéis elegir a alguien que os guste a los dos.

3. Tríos sexuales entre desconocidos. Este es el trío más difícil de organizar pero el que menos implicaciones emocionales tiene. Si sale mal, si te he visto no me acuerdo. La cuestión es encontrar a dos personas desconocidas que deseen tener sexo contigo y también entre ellas. Para esto, podemos salir y dedicarnos a conocer gente hasta localizarles o simplemente recurrir a webs especializadas para conocer gente e ir charlando con nuestros contactos hasta descubrir aquellos que comparten este interés. Yo, personalmente, recomiendo Fuego de vida, es la que mejor me ha ido siempre.

Trío sexual con dos desconocidos
Y aquí terminan las clases de tríos sexuales, seguiremos otro día con las claves y los trucos más importantes para hacer tríos sexuales inolvidables. Ahora cuéntame, ¿has tenido algún buen trío recientemente?

Póquer de ases

Un trío con dos mujeres, practicar sexo anal, acostarse con una prostituta y una cama redonda con al menos dos parejas. Según mi amigo Rubén, esas cuatro experiencias sexuales son las básicas que todo hombre debe de experimentar al menos una vez en su vida. Es lo que llama el póquer de ases. Lo que no puedes dejar sin hacer antes de ir al otro barrio. Estas fantasías sexuales masculinas son muy comunes, pero en la mayoría de ocasiones se quedan solo en eso, en fantasías.

Según muchos psicólogos, fantasear nos ayuda a conocer nuestro placer y el límite de nuestros deseos sexuales. También indican que lo que puede ser excitante en nuestra imaginación, luego no lo sea tanto en la vida real. Mi amigo Rubén, sin embargo, piensa que uno tiene que hacer todo lo posible por hacer realidad sus sueños más eróticos. Él ha logrado su póquer de ases y cada vez tiene fantasías sexuales más inusuales.

El otro día me contó que había leído en una página de internet que cuando los hombres se sienten amenazados se incrementa su excitación. Decía que esta afirmación partía de un estudio que investigadores de la Universidad de la Columbia Británica habían llevado a cabo. Él estaba obsesionado con que tenía que completarla y para ello iba a pedirle a uno de sus ligues que tuvieran relaciones sexuales en el borde de un precipicio.

Yo no creo que haya que poner en práctica todas las fantasías, pero sí veo bueno pensar por qué están ahí. Aunque si tengo la oportunidad de hacer realidad el póquer de ases, ¿creéis que diría que no? Imagino lo que habréis pensado la mayoría…

Lo inesperable

Hace unos años me fui de viaje cinco días con un ligue que apenas conocía. Se llamaba Sara y aunque era un poco pronto para aventurarme, me divertía mucho con ella y allá que nos fuimos. El destino, Formentera. Todo apuntaba que sería un fin de semana de desconexión, relax y sobre todo de mucho sexo. Mis predicciones prácticamente se cumplieron al completo, salvo por un importante detalle.

La última noche, antes de volver, reservé mesa para cenar en un restaurante muy lujoso situado cerca del puerto de La Savina. La comida era exquisita y las vistas extraordinarias, desde la ventana podía verse la playa de Illetas. La belleza del mar y una hermosa puesta de sol terminaron de curar todo el estrés con el que había llegado a la isla.

Relax y mucho sexo en la playa de Illetas

Relax y mucho sexo Vistas en la playa de Illetas (Formentera)

Sara también estaba espectacular, llevaba un vestido negro con un escote de vértigo. Creo que no pude apartar la vista de su pecho hasta que empecé a sentir que el vino hacía su efecto. Nos bebimos una botella antes de que nos trajeran el segundo plato y estaba en el punto perfecto de alegría.

Nada más empezar con el postre, Sara que iba mucho peor que yo, me dijo que quería romper con nuestra rutina sexual de esos días proponiéndome hacer un trío con una chica. Menos mal que en ese momento me estaba tomando un helado porque si llego a estar bebiendo, probablemente me habría atragantado.

Me estaba proponiendo cumplir una de las cuatro fantasías del famoso póquer de ases de mi amigo Rubén, y Sara parecía tenerlo muy claro invitándome a dejarme llevar: “he pensado que la propuesta te gustaría. Si al final accedes, déjalo en mi mano. Te aseguro que te sorprenderé”.

El misterio me hizo pedir una copa doble de whisky. La excitación me hacía mover cada parte de mi cuerpo y los nervios recorrían mi estómago.

– ¿Y con quién se supone que nos acostaríamos?, le pregunté.

– ¿Eso es un sí?, me respondió.

– Sí.

Entonces Sara sacó su móvil y se levantó de la mesa.

– Ya está. He hablado con mi amiga Ana, que también está pasando unos días aquí y le he dicho que en una hora nos veíamos en nuestro hotel.

– ¿Cómo sabías que ella estaba aquí?

– Porque me la encontré ayer mientras paseaba por la playa y le dije que había venido a pasar unos días contigo. Me dijo que le parecías muy atractivo y al final una cosa llevó a la otra.

Creo que fue la hora más larga de mi vida. Parecía un perro cuando está ansioso porque lo saquen de paseo. Quería empezar cuanto antes. De repente, llamaron a la puerta. Era Ana. Yo la había visto solo una vez y no recordaba bien su aspecto. Al verla entrar me quedé atónito, estaba muy buena y era muy sexy. Tenía unos andares y una seguridad de esa que hace que te quedes tonto.

– ¿Cómo queréis que empecemos?, preguntó Sara.

– A mí me gustaría veros jugar un poco a las dos antes, les dije.

Ellas no lo dudaron un momento y el resto ya os lo podéis imaginar. Después de terminar, Ana se marchó y yo me quedé toda la noche profundamente dormido con Sara al lado. Al día siguiente llamé a Rubén y lo primero que le dije fue que era muy sabio.

Si quieres tener más información sobre cuántas mujeres accederían a hacer un trío sexual, te recomiendo leas Ellos se atreven más con hacer un trío sexual, del blog FuegodeVida. El porcentaje de mujeres que contestaron a una encuesta sobre que sí lo harían, es sorprendente.