No se lo pierda
Home » Consejos » Consejos para tener sexo en el coche y no salir herido
Sexo en el coche

Consejos para tener sexo en el coche y no salir herido

Recuerdo la época en la que le cogía prestado el coche de mi padre, un monovolumen gris, y pasaba a recoger a mi último ligue. La cita solía acabar en algún lugar apartado de la ciudad, muy romántico y oscuro. De hecho, recuerdo que mis primeras experiencias sexuales, tuvieron lugar en ese vehículo con tanto encanto al que le acabé cogiendo muchísimo cariño.

A lo que iba, lo bueno de practicar sexo en un coche, es que te da la libertad para poder ir donde quieras (siempre dentro de la ley) y dar rienda suelta a la pasión. Normalmente, después de disfrutar del momento y empañar todas las ventanillas del coche, mi ligue y yo acabábamos la cita tumbados sobre el capó, mirando las estrellas, llamadme romántico, pero era una de las mejores formas de acabar un polvo que he tenido en mi vida.

Lo malo, es que debes tener un par de cosas en cuenta si quieres tener sexo dentro de un coche, hazme caso y sigue al pie de la letra:

– Organízate. Vas a estar en algún lugar oscuro, el coche es pequeño, y tu acabarás medio desnudo. Es necesario que tengas unos cuantos artículos de higiene a mano para cuando terminéis. Si vas a una cita y sabes como va a acabar, esconde unos clínex en la guantera, además de unas toallitas íntimas para ella (te lo agradecerá). Si vas a utilizar preservativo, métetelo en el bolsillo del pantalón (no vaya a ser que te lo dejes olvidado en el coche) y guarda una linterna en el lateral de la puerta. Lo de la linterna es muy, muy importante. Seamos realistas, con la luz que hay dentro del coche no se ve nada, en cambio, con la linterna podrás buscar si se os pierde algo (suele ocurrir), vestiros, o si queréis salir fuera del coche.

– Se práctico. Lo que mola de hacerlo en el coche es el morbo de que te puedan pillar, no hacer todas las posturas del kamasutra en el interior. Se efectivo, pero no te dejes los preliminares. Una vez puestos en la faena, pasad a los asientos de atrás (antes debes despejarlos para no encontrarte con sorpresas). La postura perfecta para esta situación es tú sentado, y ella encima tuya. El problema es que normalmente la tapicería del coche no es nada agradable ya que suele ser de tela, paño o cuero. La tela y el paño rozarán las rodillas de ella con la fricción de los movimientos, y si lo asientos son de cuero, se quedará pegada. No tienes más remedio que ingeniártelas para colocar alguna tela (una toalla, tu camiseta, una funda) para hacer que nada entorpezca este momento.

No hagas ninguna locura, y siempre que elijas el coche para tener una experiencia sexual, no olvides ir a un lugar apartado y por supuesto, nunca hagas nada con el vehículo en marcha.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*